Mas información sobre nosotros

Bienvenidos

Espero que disfruten ésta breve recorrida por el hermoso mundo de las plantas. Sientanse absolutamente libres de consultar cualquier cosa o de realizar comentarios.



21 de septiembre de 2010

Fresias





Familia: Iridaceae
Género: Freesia
                             Especie: Freesia hybrida, F.refracta
        Nombre común: Fresia

Recomiendo a quienes admiran la belleza de las flores que cultiven fresias. Son realmente generosas para florecer y no son difíciles de cultivar. Se multiplican por cormos. Estos alcanzan un tamaño aprox de 2,5-3 cm, y deben ser plantados en otoño o invierno para florecer en primavera verano. El suelo debe ser rico en materia orgánica pero con buen drenaje para evitar la pudrición de los cormos. Es conveniente colocarlas en algún sitio donde reciban abundante sol.
Son plantas rústicas y la floración es abundante. Alcanzan una altura de 25-30 cm o más. Las hojas son aplanadas, y alargadas Poseen flores simples y dobles, algunas son realmente perfumadas por lo que se utilizan como flor de corte. Los colores son variados, las hay blancas, amarillas, rosadas, lilas, etc.
Una vez que las hojas se secan es conveniente desenterrar los cormos, limpiarlos con cuidado, y guardarlos en un lugar fresco y seco hasta la próxima temporada de siembra.

Dalias


 


Familia: Asteráceas.
Género: Dahlia
Especie: Dahlia sp.
Nombre común: Dalia

¿Quien no recuerda haber visto la majestuosidad de las dalias en el jardín de la abuela? En mi caso no fue de mi abuela, si no que de mi mágica Tía Pipi. Dalias de todos los tamaños y colores pincelaban el monte de La Tercera. ¡Que bellas eran!
La dahlia es una planta perenne de hermosa y abundante floración estival y otoñal. Su nombre proviene del apellido del botánico discípulo de Linneo que la describió, Andreas Dahl.
No poseen demasiada exigencia en su cultivo, necesitan fundamentalmente un abono orgánico completo. Necesita cantidades equilibradas de Nitrógeno, Fósforo y Potasio. El suelo debe ser profundo, bien trabajado y mullido, con buena cantidad de materia orgánica para que podamos obtener una buena floración. Tal vez la mayor precaución es sembrar los rizomas una vez que hayan pasado las heladas ya que una especie  particularmente sensible a las mismas cuando está brotando. La multiplicación puede ser realizada a través de gajos o por fragmentación de las raíces tuberosas. Cuando se desea multiplicar por división de raíz hay que tener especial cuidado en que cada trozo de raíz lleve consigo un poco del tallo o corona que es de donde están los “ojos” que emitirán los futuros brotes. Los tubérculos no poseen ojos por lo tanto no emitirán brotes. Deben ser colocadas a pleno sol
El riego debe ser abundante especialmente en aquellas zonas ventosas, pero no excesivo para evitar que se pudran los rizomas. Luego de una abundante floración muchas veces se observa que las flores van disminuyendo su tamaño, esta es una clara señal de que el suelo debe se fertilizado, lo mismo ocurre si vemos que las hojas no se desarrollan bien.
Hay una enorme variedad de dalias, que lamentablemente en nuestro país fueron quedando rezagadas a algunos jardines dispersos en los pueblos del interior. Las Dalias, como otras tantas cosas, “pasaron de moda” y la gente las retiró de los jardines sin más.
Recomiendo a quienes deseen conocer más sobre éstas bellas flores la lectura del boletín  nº 24 de septiembre de 2009 de la RSH “Open-Centred Dahlias” de Sue Drew., allí podrán obtener una detallada descripción de los tamaños y formas florales así como también las condiciones de cada variedad.