Mas información sobre nosotros

Bienvenidos

Espero que disfruten ésta breve recorrida por el hermoso mundo de las plantas. Sientanse absolutamente libres de consultar cualquier cosa o de realizar comentarios.



29 de septiembre de 2015

Huertas para espacios reducidos. Estudio de la UNCuyo


Hasta un departamento puede tener su huerta








Hasta un departamento puede tener su 
huerta
El consumo de hortalizas frescas es esencial para la salud, pero no siempre se encuentra al alcance de todos. Por eso, un equipo de ingenieros agrónomos de la UNCuyo desarrolló un sistema de huerta orgánica vertical para la provisión de hortalizas a nivel familiar durante todo el año, en espacios reducidos -como un patio, un balcón o una terraza- y con escasa disponibilidad de agua de riego. Los especialistas comprobaron la adaptación eficaz del poroto de chaucha, el tomate, la lechuga y la albahaca entre las especies de verano, y de arvejas, repollo, lechuga, acelga y espinaca para el invierno. Ideal para estudiantes.

La propuesta de los ingenieros de la UNCuyo es fomentar la producción de hortalizas a pequeña escala y en zonas urbanas, aprovechando los espacios reducidos, donde no se cuenta con disponibilidad de terreno y agua para la realización de las huertas tradicionales. El sistema ya fue probado por los especialistas, por lo que tienen datos claros sobre qué especies se adaptan más al sistema, cuál es su forma de siembra y qué método de riego es el adecuado.

La verdulería en casa

“Es necesaria la concientización de la gente acerca de los beneficios del consumo de verduras frescas de producción propia y la mejora de hábitos alimentarios”, comenta a InfoUniversidades Pablo Loyola, director del proyecto y agrega que para la realización de este tipo de huerta “sólo se precisan de 7 a 10 m2, condiciones de iluminación y una fuente cercana de agua”.

Ésa es la receta que proponen para construir la huerta vertical en cualquier casa, por poco espacio del que se disponga. A ello hay que agregarle algunos elementos para montar la estructura. Básicamente, ésta consiste en postes de madera con un techo de polietileno a “varias aguas”, con un centro más elevado. Todo esto sostiene mangas plásticas dispuestas verticalmente, rellenas de substrato (turba, orujo y compost) y regadas por la parte superior en forma manual mediante un sistema de tuberías perforadas.

“El sistema de riego consiste en la colocación de un caño de PVC perforado de 75 milímetros, ubicado en la parte central de cada manga y el agregado del agua es manual por el extremo superior”, explica Loyola, y agrega: “Las perforaciones en los caños permiten el pasaje gradual del agua desde la tubería hacia el substrato. Y las tuberías funcionan además como reservorio de agua, ya que tienen un volumen interno de más de 10 litros”.

El mejor método para regar la huerta fue un problema al principio, cuando probaron con otros sistemas. “Cuando trabajamos con riegos manuales sobre la parte superior no se logró la distribución homogénea del agua en las diferentes alturas de la manga. Y otro sistema, como la inclusión de una manguera de goteo, se desechó por precisar de bomba, uso de energía, necesidad de filtrado del agua y los largos tiempos de riego necesarios para aplicar la lámina de riego buscada. Entonces, la alternativa que se ensayó fue el uso de tuberías de PVC”, recuerda Loyola.

El sistema tiene la ventaja extra de que les permite incorporar fertilizantes al agua de riego en forma homogénea en la manga y hacer eficiente su uso. Y para completar el proceso, en la parte inferior de la tubería colocaron un codo con una tapa a rosca que permite hacer drenaje o limpieza cuando sea necesario.

Hortalizas caseras, todo el año

Más allá de la estructura de la huerta vertical -cuya efectividad está probada-, en su desarrollo son claves las especies de hortalizas que se cultivan, ya que no todas reaccionaron de la misma manera. Y es que hay que tener en cuenta la estación del año a la hora de sembrar: “Utilizamos diferentes especies, tanto de estación cálida como de estación fría -dice Loyola-. Se notó una buena adaptación para este sistema de poroto de chaucha, tomate, lechuga y albahaca entre las especies de verano, y de arbejas, repollo, lechuga, acelga y espinaca para invierno”. Aunque no tuvieron resultados ideales, también recomiendan trabajar con brócoli, coliflor y achicoria.

Por último, con respecto al método de siembra, tuvieron mejores resultados con el transplante antes que con la siembra directa. “En este tipo de huertas verticales algunas especies se pueden establecer por semilla, como los porotos, pero en la mayoría de ellas se recomienda el establecimiento por transplante, como tomate, lechugas y albahaca, entre otras”, cierra el ingeniero agrónomo.

Fuente: http://argentinainvestiga.edu.ar
Prensa UNCuyo
loliva@uncu.edu.ar
Dirección de Prensa
Universidad Nacional de Cuyo

No hay comentarios: